Colocan sellos de suspensión de obra en fraccionamiento ante protesta de vecinos

MANIFESTACIÓN_800x600

– Bloquearon por más de cuatro horas la Av. Primero de Mayo

Habitantes del pueblo de San Juan Atlamica, obligaron a las autoridades municipales a colocar los sellos de suspensión de obra del fraccionamiento Real de San Marcos que se construye dentro de su comunidad con el argumento de que daña el medio ambiente y hace que pierda la identidad del pueblo.

El grupo de aproximadamente 100 vecinos organizaron una marcha al Palacio Municipal para exigir a las autoridades se hicieran cargo de la clausura de la obra, sin embargo en su curso provocaron caos vehicular en las principales arterias y culminó con el bloqueo de la avenida Primero de Mayo por más de cuatro horas.

Dicho congestionamiento automovilístico provocó la movilización de los cuerpos policiacos y, para evitar un enfrentamiento con los quejosos, hizo presencia en el lugar el subsecretario del Ayuntamiento, Felipe Pérez Gallardo quien atendió a la comisión de vecinos y fue acordado que se colocarían los sellos de suspensión de obra y el compromiso de las autoridades de la vigilancia continua del lugar con personal de la Comisaría de Seguridad Ciudadana Municipal para evitar que se reanuden las labores dentro del predio en construcción.

El sub delegado de San Juan Atlamica, Benjamín Chávez González señaló que es obligación del Ayuntamiento cuidar el patrimonio de los izcallenses: “el pueblo podría perder su identidad si los gobiernos continúan otorgando licencias de construcción, necesitamos mejores servicios, queremos agua, luz, mejores drenajes para que las personas que habitamos ahí no tengamos problemas, si hacen un nuevo fraccionamiento los beneficios que el pueblo recibe van a disminuir porque habrá más personas a quienes se les deberá de atender”.

La construcción consta de 32 viviendas estilo americano en privada y su precio oscila entre los dos y tres millones de pesos cada una, de acuerdo a las características de la edificación.

Scroll al inicio