Avanza conformación de Mujeres Embajadoras por la Paz en Izcalli

El proyecto Mujeres Embajadoras por la Paz “Izcalli Unido” quiere ser parte de la solución ante la doble alerta por violencia de género que tiene Cuautitlán Izcalli capacitando, asesorando e impulsando a las féminas para que desarrollen sus habilidades y ellas, a su vez, lo repliquen a más.

Actualmente Mujeres Embajadoras por la Paz, que nace de la Asociación Civil Consejo de Participación Ciudadana “Izcalli Unido”, cuenta con 35 participantes y la idea es que sean portavoz de la paz positiva en sus comunidades, explicó la Presidenta del movimiento, Jessica Durán Delgadillo.

Las capacitaciones giran en torno a derechos humanos, feminicidios, liderazgo positivo y cómo influir en sus colonias, contando con la participación de ponentes de la UNAM, empresarios de COPARMEX y de otras asociaciones de la sociedad civil.

“Han tenido hasta el día de hoy, seis capacitaciones virtuales, una presencia de derechos humanos. Hemos atendido cinco casos de violencia de género, un caso de violación. Se firmó un convenio de colaboración con psicólogas, abogadas y pedagogas para poder atender a las mujeres que son víctimas de violencia y se acerquen a pedir apoyo a las Embajadoras de Paz”, comentó Durán Delgadillo.

Trabajan en un programa de reactivadoras voluntarias en las colonias para poder recuperar espacios públicos, también hicieron un mapeo de focos rojos en las colonias, específicamente en puntos donde por las noches hay completa oscuridad, el cual será entregado a las autoridades municipales.

Entre los objetivos a corto plazo, explicó, está el duplicar el número de embajadoras para tener más presencia; a mediano plazo, que esas mismas mujeres se dediquen a capacitar a otras y lograr proyectos como la recuperación de espacios públicos y capacitación a funcionarios; y finalmente, acompañar a las mujeres en sus denuncias y crear una red de mujeres que se ayuden mutuamente a salir adelante.

“No se les pide un mínimo de educación, es muy amplio para que ellas vean que la posibilidad de crecer en conjunto es factible. Pasemos de la apatía a la empatía, que las mujeres tengan la fortaleza y las ganas de ayudar a otras, es posible salir adelante si nos unimos”, finalizó.

Botón volver arriba