Comer naranjas y mandarinas podría reducir la obesidad

Una molécula llamada ‘nobiletina’ que se encuentra en naranjas y mandarinas ha demostrado reducir drásticamente la obesidad y revertir sus efectos secundarios negativos, según han descubierto investigadores de la Western University de Ontario, Canadá.

Esta nueva investigación, publicada en la revista científica Journal of Lipid Research, demuestra que los ratones alimentados con una dieta alta en grasas y colesterol que recibieron nobiletina, eran notablemente más delgados y tenían niveles reducidos de resistencia a la insulina y de grasas en la sangre, en comparación con los ratones solamente alimentados con una dieta alta en grasas y colesterol.

«Hemos demostrado que en ratones que ya tienen todos los síntomas negativos de la obesidad, podemos usar nobelitina para revertir esos síntomas e incluso comenzar a reducir la acumulación de placa en las arterias, conocida como aterosclerosis», explica Murray Huff, profesor de la Escuela de Medicina y Odontología Schulich de la Western University que ha estudiado los efectos de esta molécula durante más de una década.

Aunque Huff y su equipo todavía no han podido determinar cómo funciona la ‘nobiletina’, plantean la hipótesis de que haya actuado en la enzima que regula la grasa en el cuerpo. Se trata de una enzima conocida como AMP quinasa que detecta la energía celular y el consumo de calorías, pudiendo prevenir enfermedades como el cáncer o la diabetes.

Sin embargo, cuando los investigadores han estudiado los efectos de la molécula en ratones que habían sido genéticamente modificados para eliminar la AMP quinasa, los efectos han sido los mismos.

El siguiente paso es trasladar estos estudios a humanos para determinar si la ‘nobiletina’ tiene los mismos efectos metabólicos positivos en los ensayos.

Botón volver arriba