Javier García, el músico que busca formar buenos seres humanos

Javier Ramón García Sánchez es un distinguido músico que desde su infancia inició su carrera en Cuautitlán Izcalli, municipio en el que ha intentado forjar diferentes proyectos que permitan a las nuevas generaciones abrazar al arte como un estilo de vida, siempre con el objetivo no de formar músicos o artistas, sino buenos seres humanos. A continuación, te contamos su historia:

Tras estudiar una licenciatura en música por la Escuela de Bellas Artes de Toluca y contar con diversos diplomados en Dirección Musical impartidos en la Casa de Coahuila al sur de la CDMX, Javier Ramón García Sánchez es actualmente un reconocido músico, fundador y docente.

Su vida musical comenzó a los 13 años, cuando recibió como regalo su primer instrumento: el violín. Y desde entonces supo con sensatez cuál era su vocación. Más tarde, a los 16 años, comenzó a estudiar en la academia Galindo, ubicada en la colonia Cumbria, sin embargo, desistió cuando el profesor de la academia falleció.

Posteriormente, la Academia Galindo lo invitó a formar parte, pero ahora como profesor para continuar con la cátedra de violín, hasta que a la edad de 17 años se dio la oportunidad de fundar el taller de violín en el Centro Regional de Cultura de Cuautitlán Izcalli.

El Salón “La Troje” fue testigo de la fundación del pequeño ensamble llamado Orquesta de Cámara de La Troje, que estuvo vigente en el periodo de 2008 a 2009, aunque este sueño se paralizó por el cambio de administración del municipio y sin un lugar para establecerse, se vio obligado a ya no continuar. Incluso recordó que en aquel entonces, Periódico de Izcalli cubrió la inauguración del proyecto.

Después, Javier Garsán-nombre artístico- tomó la decisión de abandonar tierras izcallenzes para continuar sus estudios en la Escuela de Música Sacra y en la Escuela de Bellas Artes en Toluca. Ya que, – “En Izcalli no se cuenta con alguna institución musical de prestigio que vaya a la par de otras grandes como el Conservatorio de Música del Estado, el Conservatorio Nacional o las Escuelas de Bellas Artes”- comentó.

Fue en 2014 cuando una vez más intentó reabrir la orquesta, pero por el vaivén de la vida nuevamente se vio en la necesidad de cerrar. Hasta que en el año 2016 en el CRCCI le permitieron volver a fundar el proyecto, ahora con el nombre de Camerata Integral y, que, en aquel entonces, debutaron con el concierto Réquiem de Mozart, el 16 de noviembre de 2016, y hasta el día de hoy, se han sabido mantener y posicionar.

Dentro de la Camerata Integral hay dos facciones, el elenco A, de jóvenes de entre 18 y 25 años; y el elenco B, niños de entre 12 a 17 años, sumando más de 40 alumnos.

La orquesta cuenta con diversas presentaciones en distintos lugares, mes con mes brindan un concierto gratuito en el CRCCI, aparte, participan en el Teatro San Benito Abad, Foro Enrique Batíz, Teatro de los Jaguares en Toluca y en la Catedral de Texcoco.

Actualmente, también es docente en varias instituciones locales, así como en la Escuela de Bellas Artes en Toluca, llevando así, 11 años de gestionar la enseñanza.

¿Qué representa para ti transmitir tus conocimientos a nuevas generaciones?

“Hay que mantener siempre el objetivo, que es no formar músicos, no artistas, sino buenos seres humanos. Si uno forma un buen ser humano, seguramente en el futuro va a desarrollar cualquier carrera; llámese música u otra carrera, con toda la pasión y con toda la entrega del mundo.  

¿Cuál es la importancia de la cultura en la sociedad?

Se les genera un sentido de disciplina y responsabilidad. Además, se mejoran los valores personales.

¿Qué les puedes decir a las personas que quieren seguir tu camino?

«No se rindan, sigan adelante en sus proyectos personales y no se desvíen del camino, tienen que tener bien claros sus objetivos, y no se dejen arrastrar por otras cosas, pues la debilidad en la música es muy grande. No perder la brújula, sumarse a proyectos culturales, fomentar el desarrollo artístico y luchar por una comunidad cultural para todos».

Botón volver arriba