Limpia el teclado de tu computadora, puede tener más bacterias que un excusado

El teclado es la parte que contiene más bacterias de tu computadora, incluso, se ha revelado que puede contener 400 veces más bacterias que las presentes en un excusado, esto, según un estudio realizado por la Universidad de California.

Lo anterior ocurre ya que después de unos meses de uso, factores como el polvo, la grasa, los residuos de alimentos etc., se acumulan en los teclados. Por ello, es de vital importancia que sepas cómo limpiar de una manera adecuada esta parte de tu computadora. Aquí te decimos cómo hacerlo, ¡pon atención!

Antes de comenzar, debes seguir unos pasos para que al momento de limpiarla no pase ningún accidente con tu equipo.

  • Apaga por completo el equipo. Si puedes, también quítale la batería.
  • Asegúrate de que el dispositivo esté desconectado.

Para deshacerte del molesto polvo que se esconde en las pequeñas separaciones de tu teclado tendrás que utilizar un aspirador de mano que contenga un pequeño cepillo para poder maniobrar perfectamente mientras succiona el polvo.

Otra posibilidad es usar aire comprimido, aunque no es lo más recomendable, pues, aunque lanzará lejos gran parte del polvo y las migajas, también podría hacer que algo de la suciedad se vaya más adentro, y esto podría ser un problema.

Para deshacerte de las manchas acumulada por piel muerta, grasa y migajas de comida es esencial una esponja de melanina, un accesorio ideal para tratar este punto.

Cuando tengas la esponja, empápala de agua, exprímela y déjala secar lo suficiente para que no deje marcas de agua en tu teclado. Frota cuidadosamente una esquina de la esponja en las partes sucias de las teclas hasta que queden limpias. La melanina puede ser un material muy abrasivo si no se tiene precaución, así que tómatelo con calma. No vayas a borrar una letra de una tecla.

Este punto es muy importante, pues los gérmenes siempre estarán a la hora del día, para ello, necesitas conseguir alcohol isopropílico (del que se usa para las curaciones), e hisopos de algodón. Sumerge un hisopo en el alcohol y presiónalo ligeramente para que esté húmedo, pero sin peligro de escurrir. Luego limpia tus teclas, una a una. Este método es algo tedioso pero muy efectivo.

Botón volver arriba