Luis Estrada y la pasión por fomentar la música en Cuautitlán Izcalli

Luis Enrique Estrada Hernández es un músico polifacético de 33 años nacido en la Ciudad de México, pero criado toda su vida en Cuautitlán Izcalli. Comenzó en el mundo de la música gracias a su familia, pues en casa siempre había una guitarra que era tocada por su padre y sus tíos, y esta tradición fue heredada por su abuelo, quien participó en un trío musical; y desde este punto surgió el contacto el amor de Luis por los instrumentos.

Tiene estudios profesionales en la Escuela de Bellas Artes de Tultepec saliendo de aquí, con una carrera técnica y, posteriormente estudió en la Facultad de Música de la UNAM, antes conocida como Escuela Nacional de Música, concluyendo la licenciatura en instrumento de guitarra.

Tiene una amplia trayectoria, pues ha participado en festivales nacionales e internacionales de renombre con el cuarteto de guitarra “Tetraktys”, ejemplo de ello ha sido el Festival Internacional Cervantino en la edición 39; el Festival Internacional de Tamaulipas en la edición 13; en el Festival Internacional de Guitarra de Taxco; y en diversos programas de Canal Once, Foro TV, Radio UNAM y Radio Reactor.

Además, ganó el primer lugar en el concurso Internacional de Música de Cámara en Villagordo del Júcar, España; el segundo lugar en el concurso de Cámara de Ecoparque de Trasmiera, también en el país ibérico; así como el primer lugar en el concurso Nacional de Ensambles en, Taxco, Guerrero y un segundo lugar en el concurso de Ensambles de Guitarra, en Oaxaca.

Actualmente Enrique Estrada ejerce como director de la academia de música “Vibrato”, siendo él mismo el fundador junto con sus amigas Verónica Sánchez y Monserrat Díaz; además de formar parte de un cuarteto de guitarra, un dúo con flauta y un dúo de violín.

Vibrato es una academia de música ubicada en Bosques de Bolognia, en el fraccionamiento Bosques del Lago, en Cuautitlán Izcalli. Tiene apenas 2 años de ser un proyecto cuya visión es brindar una formación integral, es decir, que sus alumnos aprendan desde una raíz más sustentable el significado de la música para que así, se puedan desarrollar con mucha más libertad. A su vez, adquieren nuevas habilidades y actitudes para que puedan explotarlo en su área profesional.

Luis Estrada comentó que esta academia ha sido un proceso también personal, pues es un trabajo de tiempo completo, de fuerza y de perseverancia para buscar alternativas que generen una atención hacia la escuela de música.

Reconoció que en esta época es cada vez más difícil llevar a flote un proyecto musical, pero con un esfuerzo en conjunto, Vibrato ha salido adelante. Hoy por hoy, el destino parece poner a prueba una vez más al plantel, pues con la pandemia del Covid-19 la plantilla bajo drásticamente.

Sin embargo, Luis y compañía han optado por no dejar caer la iniciativa y continuar impartiendo clases de forma virtual para poder elevar la matrícula y estar preparados para un antes y después de esta cuarentena.

Estrada señaló que en este andar por otros países se ha percatado de que la música es un reflejo social y que en otros lugares este estilo musical se suele apreciar más, aunque esto lo atribuye a una formación escolar, pues en el exterior desde muy temprana edad se les enseña a comprenderla y a apreciarla, además de que en México este género es muy cerrado en los mercados y por ende la difusión es mínima.

La vida musical en Cuautitlán Izcalli se vive diferente, pese a que hay bastante talento y diversas estancias y talleres de cultura, falta la existencia de una visión a futuro por parte del municipio para estimular y potencializar a miles de jóvenes que tienen los conocimientos pero no pueden llevarlo a cabo.

Los planes a futuro de Luis Estrada es lanzar un disco con la beca de coinversiones del FONCA (Fondo Nacional para la Cultura y las Artes) que se conformará de la obra integral para cuarteto de guitarra de Leo Brouwer, programado para salir en el mes de agosto.

Por último, Estrada Hernández invitó a todos los lectores de Periódico Izcalli a acercarse a las actividades culturales, que propongan y desarrollen su imaginario para desarrollarse metal y emocionalmente a través de las distintas ramas artísticas que existen.

Botón volver arriba