Policías municipales violentan los derechos humanos de periodistas

Acusado de alterar el orden público por tomar fotografías de un presunto intento de extorsión por parte de la policía municipal de Cuautitlán Izcalli, en contra de un trailero, el reportero Jorge Contreras fue violentado en sus derechos humanos y como periodista, pues a pesar de acreditarse como parte del equipo del medio de comunicación Continuamos Mx, un oficial lo esposó y trasladó a las Galeras Municipales.

Los hechos ocurrieron la noche del pasado martes cuando Jorge vio en la Avenida José López Portillo una patrulla marcada con el número económico 24770, justo frente a la estación Lechería del Mexibús. Ahí, el operador de un tráiler se quejó de que los oficiales que ni siquiera eran de tránsito, intentaron extorsionarlo por no colocar señalamientos debido a una descompostura.

Al intentar documentar la situación con su teléfono celular, los elementos de dicha unidad de seguridad pública pidieron a Contreras Sánchez no tomar fotografías, pero se acreditó como reportero. Sin embargo, el elemento lo acusó de usurpación de funciones bajo el argumento de que la identificación era ilegible; posteriormente lo presentó ante el Ministerio Público, en donde evidentemente no accedieron a iniciar alguna carpeta de investigación, pues esa falta solo corresponde a quienes simulan ser servidores públicos.

De ahí lo llevaron a Galeras, en donde dijeron al Juez Calificador que el reportero estaba alterando el orden público. “El juez al ver mis identificaciones y que no cometí ninguna falta me dejó en libertad”, declaró el miembro de Continuamos Mx.

Irregularidades

Los policías municipales realizaban labores de agentes de tránsito y no de seguridad pública en La Quebrada, colonia que ha sido fuertemente azotada por la delincuencia. Y, además, de acuerdo al Reglamento de Tránsito del Estado de México, en su Artículo 13 que habla de la actuación de los agentes de tránsito, la fracción IV dice que deberán:

“Auxiliar de manera inmediata a todos aquellos conductores de vehículos que, por alguna falla mecánica, avería o ponchadura de neumático de sus unidades requieran de ayuda para retirarlos hasta los lugares en los que en breve tiempo puedan repararlos sin entorpecer gravemente la circulación. En estos casos los agentes de tránsito se abstendrán de levantar infracción”, y en el caso del transportista, este alegó un intento de extorsión para dejarlo ir.

Asimismo, al verse sorprendidos por una lente, inventaron un delito al reportero, mismo al que detuvieron para intentar tapar un supuesto acto de corrupción. Lo privaron ilegalmente de su libertad, incurriendo en un claro abuso de autoridad.

Sin protocolos de actuación con periodistas

El año pasado, la LX Legislatura de la entidad emitió un exhorto a los 125 municipios para trabajar en garantizar la libertad de expresión y la protección a periodistas. Tras ello, la Décimo Segunda Regidora y Presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, Claudia Bravo, organizó una mesa de trabajo a fin de detectar cuáles son las problemáticas a las que se enfrentan los reporteros y periodista locales y de la zona conurbada.

Aquella ocasión uno de los temas recurrentes fue la actuación de los policías, quienes en reiteradas ocasiones intentan obstaculizar la labor informativa, amenazando con presentar al Ministerio Público o intimidando con insultos.

En dichas reuniones participó el Comisario de Seguridad Pública, Juan Daniel Ríos Garrido, quien aseguró que se elaboraría una lista de medios que tienen presencia informativa en la ciudad, al tiempo de capacitar a los elementos para facilitar el acceso a la información en las diferentes eventualidades del día a día. Sin embargo, lo anterior no ha ocurrido. Hay uniformados, no todos, que siguen amedrentando y llamando “chismosos” a quienes se encargan de informar a la ciudadanía los acontecimientos del municipio.

Botón volver arriba