OpiniónSlider

Que no solo “litiguen” en los medios la conclusión de los 10 hospitales abandonados en el Edomex; debe haber sanciones

La campaña para la gubernatura del Estado de México ya empezó desde hace varios meses con los destapes azules, rojos y guindas y la grilla política está a todo vapor. Las disputas partidistas por querer mostrarse o por decir quiénes son los mejores, están llegando, como siempre, al terreno de las acusaciones, descalificaciones, señalamientos de corrupción y todos los etcéteras que se puedan agregar.

La bandera que está tomando Morena, con mucha fuerza, tiene que ver con la no conclusión de 10 hospitales en la entidad. Acá en estás tierras izcallenses tenemos uno, en Santa Rosa de Lima. Y claro que es algo que se tiene que exigir, ¿Pero por qué hasta ahorita le están dando ese “punch”?

Recuerdo que en la legislatura pasada en el Edomex, Morena tenía mayoría contundente y el Diputado Max Correa hizo varios pronunciamientos al respecto. No pasó a mayores. Digamos que en la pasada y en esta legislatura, no han quitado el dedo del renglón, pero mucho ruido y pocas nueces. Solo he escuchado hablar de exhortos, pronunciamientos y más pronunciamientos hablado sobre la evidente corrupción que encierran esos casos.

Del 2018 para acá, el Órgano Superior de Fiscalización del Estado de México no ha emitido algún dictamen o auditoría sobre los elefantes blancos que están de adorno a la corrupción que se vivió en los tiempos de Eruviel Ávila, a quien le llegaron a nombrar el “gobernador de la salud”. Morena saca este tema a colación cuando las arena política está caliente. Y no es que esté en contra de la exigencia, de hecho, he visto a muchos ciudadanos exigir, al menos acá en Izcalli, que se culmine la obra.

Pero como no son políticos o diputados, no les hicieron caso. Entre líneas se entiende la intención de las y los legisladores morenistas, es una buena causa con un trasfondo político. Lo ideal sería ver que no solo litiguen en los medios el tema, sino que logren a través de la justicia y sus espacios de representación, que existan castigos reales para los culpables y no solo fijar una tema para restar adeptos al ya de por sí desgastado PRI.

Botón volver arriba