Cuidado con los fuegos artificiales

fuegos-artificiales-_800x600

– Los niños, los más propensos a sufrir accidentes
– El estallido puede alcanzar hasta 190 decibeles

Durante las fiestas navideñas, los niños son los más propensos a sufrir quemaduras, principalmente por el manejo de artefactos como cohetes, sin ser supervisados por un adulto, lo que produce quemaduras, pérdida de órganos y lo más grave, hasta la pérdida de la vida.

Los fuegos artificiales para muchos son sinónimo de fiesta y alegría, pero lamentablemente son muy perjudiciales y nocivos para el medio ambiente y la salud. No hay que olvidar que los fuegos artificiales pueden provocar ceguera, quemaduras de tercer grado y cicatrices permanentes, así como incendios potencialmente mortales en casas y vehículos.

Antes de que usted decida comprar cohetes a sus hijos, analice esto primero; el ruido ocasionado por el empleo de pirotecnia es nocivo para quienes realizan la quema, ya que pueden provocar lesiones auditivas. El estallido puede alcanzar hasta 190 decibeles, que es más de lo que el oído adulto puede soportar, por lo que, los niños están más expuestos al daño, debido a que su sistema auditivo es más vulnerable, p or ello se recomienda alejarlos de la cercanía de la explosión y supervisar el momento en el que estén en contacto con los elementos pirotécnicos para evitar lamentables accidentes por quemaduras.

En esta época los accidentes por el uso de pirotecnia se incrementan, para los niños es muy fácil cargarlos en los bolsillos de la ropa, sin imaginarse que esto produce fricción y por consiguiente llegan a tronar, ocasionando graves daños físicos y psicológicos.

Por lo que recomendamos que, si adquiere estos productos, lo haga en lugares autorizados, no en la tiendita de la esquina, tome en cuenta que pone en riesgo su vida y la de sus familiares. Compre cohetes luminosos, no explosivos. Y como adulto responsable, no permita que los niños manejen solos estos objetos.

Scroll al inicio